LITERATURA PARA RECOMENDAR

2

M TRAIN: UN VIAJE A TRAVÉS DE LA MELANCOLÍA

“Venimos a olvidar, pero por sobre todo a recordar”, la autora de la frase es la escritora argentina Liliana Heker al referirse a los cafés. Busco en mi libreta y releo las anotaciones de la charla que dio en el marco de la semana de los Cafés Notables, allá por octubre de 2016, en el bar La Poesía*, en mi querido San Telmo. Para ella son espacios mágicos. Además de preservar la discusión – algo que pareciera imposible en tiempos de redes sociales donde prima, en su mayoría, lo efímero- son parte de una ligazón afectiva. El vínculo entre el café y la literatura es profundo e insoldable. 

Las experiencias en y de cafés son múltiples. El hilo conductor es compartir. Compartir con otros. O con uno mismo (la versión en solitario que nos invita a la autoreflexión). Este último, aún cuando estemos rodeados de personas, es el momento que nos ofrece mayor intimidad. Una especie de conexión que sigue a un ritual totalmente cotidiano, y que dispara (muchas veces sin quererlo) un sinfín de sensaciones y de recuerdos.

Siguiendo esta especie de camino de la nostalgia (¿Será que todo tiempo pasado fue mejor?) el paralelismo con Patti Smith y su M Train (el último libro de la cantante, escritora y poeta estadounidense) resulta evidente. “No es depresión, sino más bien fascinación por la melancolía”, resume.

En su historia el café ‘Ino es el punto inicial y sirve de transporte para “viajar” por distintas épocas, momentos, situaciones y emociones que la tienen como protagonista. La primera frase de M Train, que la autora le adjudica a una especie de cowboy onírico, es directa y honesta: “No es tan fácil escribir sobre nada”. Se convertirá en una especie de mantra en el devenir de las páginas del libro. “Palabras tomadas de una voz en off en un sueño más absorbente que la vida”, remata Smith. Son memorias bellas, cotidianas e íntimas. Como se ve, lo grandioso poco tiene que ver con lo extraordinario. En la vida de Patti, y me animaría a decir, en la de todos. Es posible que nuestros mayores tesoros sean los que fueron imperceptibles para el resto.

El relato dispara miles de anécdotas: su historia de amor con Fred y su casamiento; sus gatos; los detectives de CSCI a quienes considera los poetas de ayer “Se pasan la vida husmeando hasta dar con el verso número cien, cierran el caso y cojean exhaustos hacia la puesta de sol”; su homenaje a Roberto Bolaños; su padre, su escritorio y sus objetos; los mundos literarios y sus libros favoritos (con su capacidad de renacer); Murakami y su hipnótico Crónica del pájaro que da cuerda al mundo (directo al corazón porque compartimos cariño por el autor y por este título); la música y sus músicos; sus deseos, sus sueños, sus proyectos; Frida Kahlo y la Casa Azul; la conferencia en la Casa Azul; y, por supuesto, su café fallido.

Dicen que asociamos las personas, los recuerdos, las vivencias y los momentos a diferentes olores. Y, sin duda, el de Patti Smith huele a café. Una conexión profunda entre el mundo interior (con sus fantasías y sueños a disposición) y el mundo exterior. “Nuestra forma de vida parece un milagro, que solo pudo alcanzarse por la silenciosa sincronización de los rubíes del reloj y los engranajes de una mente común”.

M Train es más que sobre beber café. Se trata de empaparse de anécdotas de un alto grado de intimidad. “Mientras ofrezco mi mundo en una bandeja colmada de alusiones”, nos dice la autora como si hiciese falta la aclaración.

Una cápsula (¿de café?) de M Train. Disfruten del viaje:

“Buscamos estar presentes aún cuando los fantasmas intentan llevarnos lejos…A mi modo de ver, todo es posible. La vida está en la base de las cosas y la fe en lo alto, mientras que el impulso creativo, que habita el centro, habla de todo…Creo en el movimiento. Creo en ese alegre globo que es el mundo. Creo en la medianoche y en la hora del mediodía. Pero ¿en qué más creo? A veces en todo. A veces en nada…Tal vez no sea posible extraer la sustancia de una ensoñación…pero podemos rescatar el sueño y traerlo, único y entero, de vuelta”,
Capítulo La hora del mediodía.

¿Es Patti Smith un ser talentoso? Sí, pero ante todo, tremendamente, humana. No se trata sólo de su decir, sino de su forma de decir.  Quizás el viaje más importante (y el más difícil de todos) es el que se dirige a nuestro interior para redimir-nos. “No es fácil escribir sobre nada”, pero, a veces, lo mejor es dejar hablar a los recuerdos.

Para recordar:
Título: M Train
Autor: Patti Smith.
Editorial: Lumen.
Páginas: 281

Lean libros.

*Café La Poesía.  Chile 502, San Telmo, Buenos Aires.

Share.

About Author

Soy sólo una chica (indómita) que lee y escribe. Formalmente: Licenciada en Comunicación Social y Periodista.

2 comentarios

Leave A Reply