LITERATURA PARA RECOMENDAR

0

“El tiempo entre costuras” es una de las primeras series que vi en Netflix cuándo salió la plataforma y empezó a colarse dentro de los hogares. En su momento me gustó por la reconstrucción de época y el vestuario que son hermosos. Que sea una miniserie de tan pocos capítulos era un plus en ese momento, pero sí algo no terminaba de cerrar. Luego me enteré que estaba basada en el libro de María Dueñas y entendí que me pasaba con la serie: acumulaba demasiada información por capítulo. En ese momento pensé que la historia debía tener algunos problemas en su estructura y que la trasposición a la imagen había repetido esos baches.

Unos años después, viajando al trabajo en el tren me crucé con una chica que iba en el mismo horario y leía el libro con tal devoción que llamó mi atención. Durante dos semanas, en los 50 minutos de viaje que teníamos, ella estaba completamente sumergida en el libro y no prestaba atención a nada más. Ni vendedores de pañuelos, ni vagones estallados de personas, ni inspectores que pedían boletos la perturbaban. En ese momento decidí darle una chance al libro.

En mis vacaciones pre-pandemia, una amiga me prestó alojamiento en su casa en Mendoza. Les confieso que tengo dos vicios en casas ajenas: chusmear el botiquín del baño y las bibliotecas. Si bien la biblioteca de mi amiga Natalia tiene un excelso surtido ¿qué libro llamo mi atención primero?… El tiempo entre costuras. La idea de “me leo unos capítulos mientras estoy en la casa” se convirtió en “ya fue todo, le robo el libro y se lo devuelvo cuando llego a Buenos Aires”. Y la verdad es que no me arrepiento de nada.

El ejemplar robado en Mendoza con su cuidadora “la Keego”.

Cuando lo terminé me dí una idea de lo que pasaba con la serie: mientras que en Netflix uno se engancha con la historia romántica, el libro pone el acento en la maduración de Sira Quiroga y lleva al lector por otros costados. Si bien es una novela romántica, no entra dentro de la categoría “chick lit”. En el texto la protagonista tiene muchos cambios internamente y se va transformando. Su deseo de no enamorarse nuevamente y su capacidad para salvar situaciones llevan la trama adelante. La forma en que ella construye a consciencia su nueva cara es fascinante. Algo que en otras novelas simplemente sucede, aquí no: ella práctica poses, prueba vestidos, se mira en el espejo, estudia con su vecino.

La charla con Ignacio, su primer novio, sobre el final del texto es mravillosa. Ahí vemos sus grietas internas y su dolor. No es perfecta, no quiere serlo. Es una mujer que hace lo que puede, y eso inevitablemente hace que uno la quiera. La resiliencia, palabra tan de moda hoy, es un gran eje en esta historia.

La costura es un elemento clave durante todo el libro y no algo anecdótico como en la serie. El oficio es lo que la salva y sirve para contar otra cara de la guerra civil española. Toda el contexto histórico, el clima de pre segunda guerra mundial y la vida en Tánger, están muy bien descriptos y apoyado sobre documentos. En las últimas páginas del libro, Dueñas da citas precisas sobre los personajes que se van nombrando y sus historias verdaderas.

Otro elemento que me gustó mucho es el personaje de Candelaria. Ella refuerza mi teoría sobre los escritores españoles y la idiosincrasia de su pueblo. El humor para estos autores es clave, y yo como lectora lo agradezco profundamente.

Como decía antes, la miniserie no llega a transmitir todas las emociones de la protagonista y ahí es donde hace agua. No sentís la misma empatía por el personaje en uno y otro soporte. Mientras que la serie es “las desventuras de una chica linda”, el libro es “la profundidad de una mujer que tocó fondo y volvió para contarla”. En uno es ligero y pasatista, en el otro es oscuro y reflexivo.

Por eso te digo que: si te gusto la serie vayas corriendo a leerlo porque doy por descontado que te va a encantar. Si no te gustó la serie, dale una chance igual al libro porque te va a sorprender. Sira tiene mucho más para contarte y no defrauda.

La edición que leí es del Grupo Editorial Planeta en su edición nro. 12 de Booket (Febrero del 2018). Lo pueden encontrar en cualquier librería y tiene 638 páginas.

Agradezco especialmente a Natalia Moscón por no enojarse con el robo de este libro. Publico este posteo y lo devuelvo ¡lo juro!

Epilogo: ¿Dónde leer a Margarita Segundo?

Twitter

Instagram

Share.

About Author

Leave A Reply