LITERATURA PARA ESCUCHAR

0

Hace unos días alguien me dijo que, cansado de no encontrar programas de radio que le gusten para ir escuchando a la mañana camino al trabajo, optó por probar con audiolibros. Un viaje de una hora en auto se le pasaba más rápido escuchando clásicos de la literatura. Y a partir de esa charla, el tema quedó en mi cabeza y me puse a investigar un poco.

Para ser honesta la palabra “audiolibro” me trajo como primera imagen mental los casettes de la revista “Speak Up” para aprender a hablar en inglés. Si bien no eran libros, eso fue mi contacto más cercano con un texto narrado (en el caso de esa publicación: entrevista). Dando vueltas por los recovecos de Spotify encontré varias opciones. Enseguida me enganché con la lectura de los capítulos de “Soy Solo, historias honestas de liderazgo para ser feliz en el siglo XXI y más allá” de Leo Piccioli.  

No hay que ser un genio para encontrar un fuerte catálogo de audiolibros en Internet, pero un hallazgo de esta semana fue el disparador para este post: Moby Dick en SoundCloud. El famoso libro de Herman Melville pero con un plus: leído por gente conocida. Algunos de los famosos que prestan su voz en la lectura de este clásico son Benedict Cumberbatch, Tilda Swinton, John Waters, Stephen Fry, el primer ministro David Cameron y la poeta norteamericana ganadora del Pulitzer, Mary Oliver quien falleció en Enero de este año.

El proyecto arrancó en el 2011 bajo el nombre “The Moby-Dick Big Read”, por iniciativa de la artista Angela Cockayne y el escritor Philip Hoare y ya se encuentra disponible para escuchar por streaming o descargarlo. Lo mágico de esta versión es la capacidad de crear imágenes en la mente del lector/oyente. Ya los libros son un gran disparador de la imaginación. La lectura en privado y en silencio desata nuevos mundos, llenos de color y sonido.  La voz de gente que hemos visto mil veces en pantalla, cruza experiencias y nos hacen viajar. Vemos caras conocidas al cerrar los ojos, evocamos sentimientos viejos y los actualizamos en esta obra.

Si no lo creen, los desafío a escuchar el capítulo leído por Cumberbatch sin pensar en la magnificencia de “Smaug”, el dragón del Hobbit. O a escuchar el capítulo que lee el INMENSO Stephen Fry. Ese señor que es la fina estampa de Inglaterra y que la calidez de su voz nos hace sentir en casa.

El encuentro entre la literatura y el sonido nos lleva a pensar en el cine. Muchos pueden criticar: el cine impone una imagen, el libro te permite crear. En lo personal, creo que la experiencia es diferente y difícil de comparar. Por otro lado, estoy a favor de cualquier manifestación artística o del mundo del entretenimiento que acerque a la gente a la literatura.

Les dejo el link para quienes quieran escuchar, y espero en los comentarios alguna recomendación de audiolibros que valgan la pena. 

Fuente: Open Culture http://www.openculture.com/

Epilogo: ¿Dónde leer a Margarita Segundo?

Twitter

Instagram

Share.

About Author

Leave A Reply