¿DÓNDE LEE #LACHICAQUELEE CUANDO LEE?

0

(Casi un parafraseo de: “¿Dónde va la gente cuando llueve?”)

Hoy: Café Cortázar.

Comienzo en tono confesional. Adoro los bares notables, los cafés de esquina. Ahí me tienen seguro. Igual termino leyendo dónde sea. Eso sí, si me dan a elegir prefiero este tipo de lugares. Algunos de los que mencionaré en esta sección son preferidos (de esos flechazos al corazón), pero también prometo ponerme el traje de investigadora y conocer nuevos sitios. Son todos bienvenidos.

El vínculo entre los cafés y los libros (o la lectura) es indiscutible. Y entrañable. Ya lo dijo la escritora argentina Liliana Heker: “Venimos a olvidar, pero por sobre todo a recordar”. Y qué mejor que un libro para olvidar-nos y para recordar-nos.

Crédito: Paula I Mogg. La pueden leer en vestiteconestilo.com

☕ Estreno espacio con el querido Café Cortázar (para aquellos que, aún, no lo ubican está en Cabrera 3797, en Almagro). Es el primer bar temático dedicado a Julio Cortázar (¿Hace falta la aclaración?). Porque un emblema de la literatura merecía tener su café. Se inauguró a fines de 2015. Todo invita a sumergirnos en el universo cortazariano. Frases y fotos inundan las paredes e invitan a nuestra mirada (muy rayuelable) a lograr una secuencia azarosa.

“Como si se pudiese elegir en el amor, como si no fuera un rayo que te parte los huesos y te deja estaqueado en la mitad del patio”. Una de mis frases preferidas de Rayuela.

#TodoEstáEnLosDetalles. El mundo está repleto de detalles. Y el mundo del Cortázar, también. La inspiración parisina es indudable (claro, París es parte del corazón del autor), las mesas redondas de mármol son sólo un parte. La música ambiental es el jazz (Julio estaría de parabienes). Lo interesante, más allá de lo bellísimo que es este género musical, es que no resulta ni un obstáculo para la charla (el bendito – y necesario- encuentro cara a cara), ni para la lectura ni para el trabajo en solitario. Además, si alguien enseñó a improvisar (al menos literariamente) ese fue Julio, y si algo invita a improvisar, ese es el jazz. Punto aparte merece la carta del café, todas sus opciones (tan tradicionales como pérdidas en cualquier bar de moda) se tiñe con los nombres de personajes y títulos de la obra de Julio Cortázar.

Un café La Maga, por favor.

Las muestras y las actividades culturales son permanentes. Exhibiciones de arte, charlas abiertas, cursos literarios, presentación de libros, ciclos de lecturas. Recomiendo estar atentos a su agenda.

📚Bonus (Track) Convengamos que es muy raro que un lector salga de su casa sin un libro, pero en caso de que así ocurra, el café tiene una biblioteca para elegir la aventura literaria que deseemos mientras estemos allí. ¡Gran iniciativa!

De fondo la biblioteca del Café Cortázar. Elegí tu propio libro. Y tu aventura (literaria).
Crédito: Paula I Mogg. La pueden leer en vestiteconestilo.com

No importa qué camino sigamos por la Rayuela. Todos nos conducen a Cortázar. Y en todos llegaremos a su Café.

#LaChicaQueLee en el Café Cortázar. Crédito: Paula I Mogg. La pueden leer en vestiteconestilo.com

📝Para agendar. Tendamos redes. Aquí pueden encontrar al Café Cortázar.

📌Facebook: https://www.facebook.com/cafecortazar/

📌 Instagram: https://www.instagram.com/cafecortazar/

📌 Twitter: https://twitter.com/cafecortazar

Lean libros.

Share.

About Author

Soy sólo una chica (indómita) que lee y escribe. Formalmente: Licenciada en Comunicación Social y Periodista.

Leave A Reply